La violencia intrafamiliar, un delito silencioso

Por Paola A. Duque

La familia no puede ser un espacio para legitimar los comportamientos violentos como herramientas útiles para educar, mantener el control, o como mecanismos válidos para resolver sus conflictos.

La violencia intrafamiliar, según el Código Penal en el artículo 229, es definida como toda acción u omisión cometida en el seno de la familia por uno o varios de sus miembros, ocasionando daño físico, psicológico, sexual y/o económico a otros miembros del hogar. Para que se pueda hablar de violencia intrafamiliar debe existir un abuso, maltrato o abandono permanente, repetido y habitual.

De acuerdo con Medicina Legal, "en 2014 se reportaron 75.939 casos de violencia intrafamiliar en el país, en Bogotá 10.144 casos, Medellín 2.999, Cali 1.958 y Barranquilla 1.485”. Las cuatro ciudades incrementaron sus índices de violencia intrafamiliar entre 2013 y 2014.

Es importante aclarar que este delito no es conciliable, por lo cual la víctima no puede desistir. Es decir, la persona afectada no se puede retractar a la hora de denunciar. Además, el agresor incurrirá, siempre que la conducta no constituya delito sancionado, con pena mayor en prisión de uno a tres años.

Además, cualquier persona que se entere de un hecho de violencia intrafamiliar, especialmente, cuando se maltrata física o psicológicamente a personas en situación de vulnerabilidad, por ejemplo, niños, niñas, adolescentes, adultos mayores o contra personas con discapacidad, puede denunciarlos.

Un ejemplo de este tipo de delito, es el caso de una familia que cada vez que hay dos personas que tienen diferencias de opinión, uno le grita o pega al otro para lograr que "le haga caso" (sea niño, adulto o adulto mayor, el que resulte agredido).

¿Quiénes conforman el núcleo familiar?

  • Cónyuges o compañeros permanentes
  • Padre o madre de familia
  • Abuelos o hijos
  • Hijos adoptivos y todas las demás personas que de manera permanente se encuentren integrados a la unidad doméstica.

TIPOS DE VIOLENCIA:

  • Violencia psicológica: no deja huellas en el cuerpo, pero afecta la esfera emocional de quien la vive.

  • La violencia emocional: se ejerce a través de palabras, gritos, gestos agresivos, insultos, falta de atención, palabras hirientes y ofensivas que buscan intimidar, amenazar o manipular a la persona agredida, y aunque aparentemente no dañan, afectan la autoestima y estabilidad emocional.

  • Violencia física: son aquellos actos que dañan el cuerpo y la salud física como empujones, bofetadas, puñetazos y golpes con objetos. Este tipo de violencia muchas veces deja cicatrices, y lesiones que incluso pueden causar la muerte.

De acuerdo con la Fiscalía General de la Nación de Colombia, las personas pueden denunciar violencia intrafamiliar acudiendo a los siguientes lugares donde será atendido su caso:

  • Comisaría de Familia del lugar en donde ocurrieron los hechos, salas de recepción de denuncias, Centro de Atención Penal Integral (Capiv), Juzgado Civil Municipal o Promiscuo Municipal.

  • La Fiscalía General de la Nación cuenta con Centros de Atención a Víctimas de Violencias Intrafamiliar (CAVIF).

  • Puede comunicarse con la línea 155 y recibir orientación sobre direcciones de las instituciones antes mencionadas, en cualquier lugar del país.

Adicionalmente, la comunidad puede acceder a seguridadenlinea.com, donde se denuncia este tipo de delitos sin necesidad de hacer filas, lo único que se debe hacer es ingresar al portal web o aplicativo para dispositivos móviles y seguir los siguientes pasos:

  • En el "Menú principal" buscar la opción "Violencia Intrafamiliar". Esta opción funciona, por el momento, solo en "Medellín"
  • Dar clic a "Denunciar" y acepta los términos y condiciones
  • Finalmente, llenar el formulario, respondiendo todas las preguntas, teniendo en cuenta la siguiente información: datos denunciante, datos denunciado, relación victima y denunciado (vive en el mismo techo, hijos en común, etc), datos del evento de violencia más reciente (evidencias y testigos), datos de las víctimas, descripción de eventos de violencia anteriores y si quiere aportar algo más.

Para evitar el incremento de estos casos, es fundamental descubrir si la pareja o familia usa la violencia como mecanismo para enfrentar y resolver las diferencias de opinión, afectando la integridad y causando daño a la personalidad de sus miembros y/o a la estabilidad familiar.

Además, este delito sucede cuando se ejerce violencia contra la pareja, los niños, niñas y adolescentes, contra un adulto mayor o entre otros familiares que hagan parte del hogar. Por eso, si la víctima sufre de violencia física, es fundamental que acuda primero a un hospital, centro de salud, EPS o IPS para recibir atención urgente, ya que la vida debe primar por encima de la conducta violenta. Además, el dictamen que se le realice podría servir como prueba para acusar al agresor.

La tarea esencial de la familia está en ofrecer un espacio emocionalmente estable que propicie el cuidado y la educación de quienes residen en el hogar, y donde no se acepten como modelos los actos de violencia, porque la familia a partir de comportamientos, formas de relación y convivencia entre sus miembros es la primera escuela de valores humanos y sociales.

comments powered by Disqus